domingo, enero 08, 2006

PISO EL BARRO



















Mis pies se hunden en un viscoso barro; 
piso tierra mojada, 
movediza, 
una tierra extraña, 
desconocida. 
En ella no encuentro tu presencia, 
tu aliento, 
esa fuerza que siempre me dabas: 
tú y yo éramos capaces 
de mover montañas. 

Estos parajes no son tuyos ni míos, 
no son de ambos, 
que es lo que tú y yo siempre deseamos… 

Mis ojos velados 
ya no tienen aquel brillo, 
miran cada noche la luna 
esperando ver la luz de tu sonrisa, 
que siempre era mi mayor alegría. 

Sola, entre unas frías sabanas, 
acabo enjugando mis lágrimas, 
hasta que los rayos del sol 
se filtran por mi ventana, 
sin darme ninguna esperanza. 

Y vuelvo a pisar entre la multitud 
este viscoso barro 
sin dejar de caminar, 
sintiendo roces extraños y superficiales 
sobre mi piel, 
que nada me dicen 
porque nadie llega a esa capa escondida 
que sólo tú, 
con tu extremada sensibilidad, 
supiste comprender 
mucho antes de desnudar.

4 Instantes:

Blogger IGNACIO **Instantes...

Tan sólo pudieran ser tus sensaciones.
Tan solo eso.
Un beso.

11:59 a. m.  
Anonymous Trini **Instantes...

La ausencia del que amamos nos hace deslizarnos por un suelo sin firmeza donde la mayor parte del tiempo nos balanceamos sin atinar a encontrar el rumbo.

Un abrazo

1:36 p. m.  
Blogger chesa **Instantes...

Topacio llegarán nuevas sonrisas,
nuevas lunas, el viscoso barro será tierra firme...seguro que si...
Como siempre un tierno y dulce poema.
besos bonita.

11:12 p. m.  
Blogger Topacio **Instantes...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Siempre los leo con gran atención y cariño.

Os mando un cálido y suave abrazo a los tres.

8:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home