miércoles, diciembre 14, 2005

LA SOMBRA DE LA LUNA



















En la noche
navego por este mar sereno,
tranquilo,
en el que se reflejan sombras 

de sonrisas plateadas.

…Y la vida sigue su curso
sin esperar que me desperece
del letargo.
Debo seguir surcando mares azules, 

grises o plateados,
columpiándome
en pequeños y grandes interrogantes,
como hacía de niña
cuando la blanca luna me perseguía.

La sombra de esa luna
que desde lejos aún me cuida,
trasformando su interrogante
noche tras noche
en una hermosa pelota blanca
para que juegue con ella
y me distraiga,
desde esta gran distancia
que nos separa;
agitando balsas de agua salada
para darme enormes abrazos
de espuma blanca.

¡Luna hermosa,
que acaricias el agua
con tu sombra plateada,
nunca dejes de perseguirme
allá donde vaya!

6 Instantes:

Blogger chesa **Instantes...

Debo seguir navegando
por mares azules, grises
o plateados,

Así es Topacio, hay que seguir,
aunque a veces no se sabe muy bien hacia donde.
Unas palabras muy dulces, un lindo poema.
Besos para ti.

8:34 p. m.  
Blogger Lacosteant **Instantes...

Mientras la luna mantenga, gracias a la pluma del poeta, su condición de ignoto y místico paraje, siempre será grato elevar la mirada en noches claras a esas "sombras de sonrisas plateadas"...
Topacio, extrañaba el placentero paseo por tu agradable y poético rincón, pleno de perfumadas palabras. Gracias. Un abrazo.

1:00 a. m.  
Blogger IGNACIO **Instantes...

La luna que nos persigue incasable,
hasta soñamos con ella
cabellos plateados la adornan
un olor a melancolía se apodera
y nos convertimos en agua
de esos mares que tanto añoras.
Beso.

12:49 p. m.  
Blogger Topacio **Instantes...

Chesa: nuevamente te agradezco de corazón tu amabilidad conmigo.

Lacosteant: siempre gracias a ti, a vosotros, por leerme, hay tantas cosas que hacer, tanto tienen nuestros ojos que ver por estos u otros mundos, que para mí es un honor que os detengáis un ratito en este humilde rincón y dejéis la huella de estas hermosas palabras. Yo también te extrañé un poquito.

Ignacio: Mil gracias por ese poema que aquí me dejas. Los poetas os pedéis convertir en agua salada de mi añorado mar, o en cabellos plateados de una luna soñada porque hacéis magia con vuestras palabras.

Besos para los tres.

10:21 p. m.  
Blogger ruidoDEtacones **Instantes...

Luna, incansable musa, incansable compañera de noches de soledad y melancolía.

Paseando por su mitad oscura, por su mitad clara...

11:13 p. m.  
Blogger Topacio **Instantes...

Como siempre tienes mi gratitud por dejar aquí tus huellas de tacones.

Besos.

1:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home