sábado, noviembre 20, 2010

MI DUELO

Foto Ruipalha
Tuvieron que pasar muchos años
para que casualmente
alguien le pusiera nombre.

Mi tristeza se repartía
entre un llanto desconsolado
y un llanto resignado,
me desgarraba por dentro
con las mismas lágrimas amargas
de quien entierra a un ser querido.

Puse tierra y carretera por medio
sin ningún éxito;
la razón golpeaba brutalmente al corazón
cuando ante mi sufrimiento
una de las personas que más aprecio
me decía “Haz las maletas que te llevo”.

Me despertaba con una honda desesperanza,
sin ganas de levantarme de la cama,
ponía la música que tiempo atrás me acompañaba
y recordaba lo vivido,
y lo que por decisión propia ya jamás viviría;
respondí a esa llamada de teléfono
con la voz perdida en añoranza,
en querer ser lo que no se podía;
escribí la carta más triste de mi vida,
renunciando a lo que tanto quería,
y recibí otra que cuando la tengo delante
nunca deja de empañarme la vista.

Aquí tracé un dibujo extraño
que representaba dos mundos:
uno lleno de sol, alegría y vida;
el otro sobrio, gris y negro
que sin haber entrado en él
inconscientemente sabía que recorrería
de principio a fin.

Aquel verano instintivamente
mi color era el negro,
la indecisión me perseguía,
soñaba que volvía…,
y por la arena de la playa
aquel alegre chico
corría a mi encuentro,
a salvarme por unos días de mi apatía.

Cada curso mi tristeza
se tornaba en rebeldía,
ojos brillantes en las fotos,
ese brillo que refleja la tristeza
del llanto previo acumulado.

… Y ya hace tiempo que recorro esa otra senda
en la que encuentro espinas y rosas,
en la que hago lo que sabiamente
en aquella carta alguien importante me aconsejó,
en la que a veces encuentro gran satisfacción.

Sin embargo, en el fondo de mi mirada
anida aquel duelo por algo que murió,
fuera y dentro de mi interior,
pues en ese mundo que rocé y abandoné
quedó enterrada
aquella alegría que tenía.


4 Instantes:

Blogger TORO SALVAJE **Instantes...

Me has hecho volver en el tiempo.
Recordar alegrías enterradas que no entiendo como pudieron morir.
Que lástima.

Besos.

9:04 p. m.  
Blogger TriniReina **Instantes...

Es inevitable ir dejando en el camino jirones propios. En algunos casos son de pequeñas heridas e incluso de imaginarias heridas, pero otras veces, casi perdemos la piel del alma en el camino.
Es inevitable...
Lo que si podemos evitar, a fuerza de coraje, es caer definitivamente...

Besos

9:22 a. m.  
Blogger Torcuato **Instantes...

Todo lo que se entierra se puede desenterrar. Sólo busca la herramienta adecuada.
Un beso, Topacio.

2:00 p. m.  
Blogger amnesia **Instantes...

me hiciste recodar un pasado donde reia a mares y lloraba sin miedo.....

muchas gracias aun no me explico como se quedaron en el pasado esas sensaciones locas

3:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home