sábado, octubre 08, 2005

DESTINO
























A veces la vida
te da una bofetada en la cara
Sin previo aviso,
sin razones,
sin motivos.

Todo parece sereno,
ordenado:
la rutina va dando paso a los días;
vives pequeños momentos de felicidad,
tal vez cotidianidad,
y de repente tu mundo
se empieza a desmoronar.

No sabes dónde mirar,
dónde agarrarte;
te quieres esconder
y no puedes
porque no hay lugar en esta tierra
que nos resguarde de nosotros mismos,
ni de nuestro propio destino.

En unos segundos todo cambia,
el tiempo adquiere otro sentido,
tiene un valor inmenso;
escuchas un trinar del pájaro 

que antes no sabías que vivía 
cerca de tu ventana.

A solas el miedo
te corroe las entrañas,
ves que no eres nada,
que en un suspiro
puedes pasar al olvido.

Quieres detenerte para siempre
en aquel instante feliz en medio del cielo,
quizá escuchando el murmullo del mar
junto a tus hijos;
antes del hoy,
antes de este tormento 

con el que hay que seguir luchando y viviendo.

Ante mí pasan muchas imágenes nuestras:
me quedo con tus ojos mirando los míos,
con la complicidad
que siempre nos ha unido,
con tu risa contagiada por la mía,
con tu optimismo,
con tu buen hacer,
con tu humanidad,
con tus inolvidables enseñanzas.

Querido compañero,
profesor
y amigo,
me quedo contigo.

Dame una lección más
de lucha,
de valentía,

de dignidad.

2 Instantes:

Anonymous Anónimo **Instantes...

Así es la vida amiga, a veces desproporcionada a veces subjetiva, cuando menos te lo esperas te hace cambiar el rumbo, se navega a la deriva, hasta que pasado un tiempo, la vida te devuelve el aire,que parecía perdido, así es la vida querida, en una palabra atrevida.

2:09 p. m.  
Blogger Topacio **Instantes...

Sí, querido desconocido, voy comprobando que así es la vida: atrevida, imprevisible, cambiante.
Un beso para ti.

12:14 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home